MI VIDA, ¡UNA ZARZUELA!