Monólogo: «QUE DIOS REPARTA SUERTE»