Monólogo: “QUE DIOS REPARTA SUERTE”